Oración a la Virgen de Fátima

Muchas veces nos quedamos con las manos atacas cuando vemos que el Señor no responde a nuestras plegarias. Esto puede ocurrir, pero no es motivo de angustiarnos, sino hacer lo que se realiza cuando un niño no cumple las normas, es decir hablar con su mama.

Si bien Dios jamás incumplirá una norma, por el ejemplo puesto anteriormente, si obedece sin oposición a su preciosísima mama, como lo hizo en las bodas de Caná de Galilea, donde transformó el agua en vino, debido a que este se habías terminado y si el la fiesta no podía seguir.

Oración a la Virgen de Fátima

Oh Virgen Santísima, Vos os aparecisteis repetidas veces a los niños;
yo también quisiera veros, oír vuestra voz y deciros:
Madre mía, llevadme al Cielo.
Confiando en vuestro amor,
os pido me alcancéis de vuestro Hijo Jesús una fe viva,
inteligencia para conocerle y amarle,
paciencia y gracia para servirle a Él a mis hermanos,
y un día poder unirnos con Vos allí en el Cielo.

Padre nuestro, Avemaría y Gloria.

Madre mía también os pido por mis padres,
para que vivan unidos en el amor;
por mis hermanos, familiares y amigos,
para que viviendo unidos en familia
un día podamos gozar con Vos en la vida eterna.

Padre nuestro, Avemaría y Gloria.

Os pido de un modo especial por la conversión de los pecadores
y la paz del mundo; por los niños,
para que nunca les falten los auxilios divinos
y lo necesario para sus cuerpos,
y un día conseguir la vida eterna.

Padre nuestro, Avemaría y Gloria

Oh Madre mía, sé que escucharás,
y me conseguirás estas y cuantas gracias te pida,
pues las pido por el amor que tienes de tu Hijo Jesús.
Amén.

¡Madre mía, aquí tienes a tu hijo, sé tu mi Madre!
¡Oh dulce Corazón de María, sed la salvación mía!

La Virgen de Fátima es una de las advocaciones marianas más célebres. Como no serlo, pues ella se apareció a tres pastorcitos en lo que hoy es Fátima, Portugal y les dio varias revelaciones y muestras de su amor, unas de ellas, mostrar cómo danzaba el sol, lo que verdaderamente no tenía ningún objetivo, pero claramente demostraba la omnipotencia del Altísimo.

Dios es gigante, poderoso, indestructible y capaz de realizar fácilmente hasta la obra más difícilque siquiera podemos imaginar, de la formamás sencilla. Aunque en ocasionesno responde de manera adecuada o es difícil que nuestra súplica llegue a Él. Igual que fue difícil que el paralítico se pusiera frente suyo, aunque tanta era la fe de sus seres queridos que descendieron sobre un techo a este hombre y al Señor no le quedó más remedio que sanarlo.

Tú puedes ser hoy quienesté sano o libre de alguna situación o circunstancia que te turbe actualmente, por ello no dejes de invocar a la Virgen de Fátima y veras como intercede ante su hijo, para favor de todas y cada una de nuestras necesidades. Así como por los pecados que hemos cometido, pero eso sí, que estemos arrepentidos con todo el corazón.

Virgen de Fátima, ruega por nosotros y no nos desampares en ningún instante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

 Máximo de caracteres

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies