Oración a la Sangre de cristo por los hijos rebeldes

Muchas son las madres que cada día se quedan con el corazón en la mano debido a la vida de sus hijos. Pensar que están  fuera de su casa y en malos pasos, no es para nada tranquilizante y más si se piensa que en los millones de peligros que existen hoy más a flor de piel que antes como las drogas, prostitución, atracos y en fin. Una madre con un hijo por estos senderos son dudas no la pasará bien.

Existe un consuelo para estas mujeres, para cada una de ellas y es la Sangre preciosísima del Salvador. Con la oración a la Sangre de Cristo, seguramente existirá un sello que cubra a los hijos y nada les pase.

Sin importar que una persona esté en malos pasos, para la madre siempre será su hijo y lo querrá como tal, por esta razón si tú eres una de las millones de mamás en el mundo que saben que cada vez que su hijo sale de la casa, puede ser la última que lo vean con vida, sin dudas esta súplica al poder de la preciosísima Sangre derramada desde el madero de la cruz es para ti.

Cristo brotó toda su sangre desde la cruz, no quedó ni una sola gota dentro de él, más aún cuando el soldado romano utilizó una lanza y atravesó su costado, allí salió sangre y agua, como una inminente muestra de misericordia del Salvador.

Hoy el Altísimo te pide que te preocupes, solamente confía en él y el poder de su sangre, que brotó de cada una de sus heridas mientras era torturado y crucificado por la salvación de cada uno de nosotros.

No temas mujer, coloca a tu hijo o tu hija en el nombre de esta sangre y verás como el Señor lo protege de todo mal.

Por el poder de esta palabra,
yo se Señor, que por mi voluntad,
mis hijos consagrados te están,
y son santos, por esto te encomiendo
sus vidas y sus futuros.

Someto y sujeto a ti su mente
y suplico que veles por ellos y los ampares.

Consagro, dedico a Ti Padre Santo Altísimo,
la vida de mis hijos.

Te ruego que los saques de la situación
donde hoy se encuentran,
sácalos de los malos caminos.

Te ruego que endereces sus veredas
y se vuelvan a Ti .

Enséñales el camino en que deben andar,
instrúyelos, Tu mismo, manifiéstate a ellos,
santifícalos hasta la estatura del varón perfecto,
para que te sirvan con amor y obediencia
todos los días de sus vidas.

Clamamos, suplicamos conversión,
salvación de (nombrar a todos).

Que Tu mismo, Jesús,
por tu gran misericordia y gracia,
tomes sus mentes, sus corazones,
liberes su voluntad,
para que abran sus ojos,
para que se conviertan de las tinieblas a la luz,
y de la potestad de Satanás a Dios,
para que reciban por la fe en Cristo Jesús
perdón de pecados
y herencia entre los santificados. Hechos 26:18.

Venga verdadero arrepentimiento de sus pecados
sobre todos ellos.

Salgan de los malos caminos,
salgan de las malas compañías,
de los malos consejos,
y anden en sendas de justicia,
veredas derechas.

Venga hambre y sed de Dios sobre todos ellos.
Amen a Dios con todo su corazón.

Dios nuestro: cautiva ahora a todos mis hijos,
cautívalos, manifiéstate a ellos, en el nombre de Jesús!

Bendigo ahora a (nombrar a todos),
con toda bendición espiritual,
en los lugares celestiales en Cristo Jesús.
y los ato a la Verdad,
a la Voluntad
y a la Mente de Cristo, y declaro
que están en Espíritu Santo,
que viven por el Espíritu Santo,
controlados y guiados por El;
Declaro que ya no satisfacen los deseos de la carne;
que han crucificado su carne
con sus pasiones y deseos.
y derribo y destruyo de sus mentes
la fortaleza de rebeldía, incredulidad,
falta de temor y desobediencia a ti Padre.

Ríos de Agua Viva inunden su ser interior ahora!
en el nombre de Jesús.

Levantamos ahora nuestro clamor,
nuestra voz sobre la vida de todos ellos,
reclamándolos para Cristo,
arrebatándolos del fuego,
y bendiciéndolos,
en el nombre del Padre,
del Hijo y del Espíritu Santo.
Que nunca les alcance a ellos
el asalto de satanás.

Les alcance a todos y a cada uno de ellos,
el arrepentimiento, la salvación,
el amor y la fe, hambre y sed de Dios,
en nombre de Jesús.
Amén.

Gracias bendito Señor Jesús,
porque sabemos que tenemos ya,
las peticiones que te hemos hecho.

Gracias porque veo a mis hijos
totalmente restaurados
y apartados de los malos caminos
de los malos amigos.

Muchas gracias.
Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies