Oración a San Francisco de Asís para pedir un milagro

San Francisco de Asís, padre bueno, padre santo,
tú que eres en los Cielos muy querido por Dios
y en la tierra admirado y venerado por nosotros,
dirige desde las Alturas tu mirada compasiva
y tiéndenos tus caritativas y amables manos,
guía nuestros pasos por el camino de la paz,
haz que nunca falte el pan en nuestras mesas,
ni amor, cariño y alegría en los hogares,
haz que sepamos ser generosos con nuestros hermanos
y amables y respetuosos con cada criatura de Dios.
San Francisco, hermano, amigo,
el santo mas amante del sagrado Corazón de Jesús
y favorecido con la señal de sus Sagradas Llagas en tu cuerpo,
queremos invocar tu protección sobre nosotros,
y pedirte que ruegues a Dios Todopoderoso,
Padre, Hijo y Espíritu Santo,
para que alivie nuestras penas y nos envíe sus bendiciones.

Pide también a la Inmaculada Virgen María,
de la que fuiste devoto fiel y entregado
y proclamaste Patrona de todas tus obras,
nos cuide y ampare con sus bondades
y sea la que nos acreciente el amor a Dios y a los hombres.

San Francisco, imagen viva de Jesús, ora por nosotros,
san Francisco alma humilde, hombre alegre y paciente,
amante de Dios y de todas las criaturas de la tierra
ruega sin cesar por nosotros que te necesitamos;
san Francisco patriarca de los pobres, no nos abandones,
san Francisco milagroso en el amor, aleja nuestros pesares,
san Francisco poderoso ante el Señor y la Virgen, ayúdanos.

Yo … hoy, con mi esperanza puesta en ti,
y con el corazón lleno de confianza,
quiero pedir tu ayuda en mis dificultades,
tu consuelo en mi dolor y tu esfuerzo en mi desaliento.

Tú, bendito santo que anduviste por caminos de humildad,
tú que te entregaste a Dios tan generosamente,
tu que creíste firmemente y obraste con perfecta sinceridad
intercede por mi para que todo me resulte más fácil;
pon a mi alcance los medios que preciso
para que pueda salir victorioso-a en este mal trance,
que llegue a mí la sabiduría y la fuerza
para que tome las decisiones correctas
en estos momentos preciso ser asistido con urgencia.

Te ruego con todo mi ser no me dejes solo-a,
pide por mis difíciles problemas y sufrimientos a Dios,
consigue de El este especial favor que solicito:

(hacer ahora con gran fe la petición).

Dile que con su generosidad tenga a bien concedérmelo,
pues El puede mover montañas
y puede hacer llegar los bienes y los favores
por los caminos menos esperados,
pues Él todo lo puede, Él todo lo alcanza.

Seráfico san Antonio de Padua,
llena mi vida de tranquilidad y felicidad,
mándame algo de tu caridad y bondad,
haz que sepa ser mejor persona
y no olvide tender una mano a quienes lo necesiten,
que tu ejemplo sea quien guíe mis pasos
y el amor que sentiste hacia Dios Padre, hijo y Espíritu santo
sea el que me acompañe en mis caminos.

Por Jesucristo, nuestro hermano y Señor.

Así sea.

Rezar cinco Padrenuestros, tres Avemarías y Gloria.
Hacer la oración cinco días seguidos,
en honor a la cinco Sagradas Llagas de Cristo.

Los milagros son los acontecimientos que suceden y no tiene ningún tipo de explicación lógica. Jesús durante su ministerio realizo muchos de ellos y dejó a sus apóstoles con el poder de obrar y no a ellos, sino a todo el que tenga fe y lo haga en el nombre de Cristo.

Un milagro puede ser en muchas ocasiones la única manera de salir de una situación, enfermedades incurables, deudas gigantescas, líos verdaderamente complicados y realidades extremas, son sólo alguno de los ejemplos. Es difícil no preocuparse en medio de una condición humana, pero para eso tenemos a Dios Todopoderosos y sus grandes intercesores.

Uno de los mejores obradores de milagros es el gran San Francisco de Asís. Este monje italiano es conocido mundialmente como uno de los mejores a  la hora de conceder suplicas imposibles. No importa lo complicada que sea la situación, el intercederá ante el trono del Altísimo y la gracia se verá reflejada en tu vida.

Recuerda que la mano de Dios es completamente poderosa y nada en el universo le queda grande, ya que el mismo creó todo cuanto hay en él. San Francisco de Asís es uno de los grandes intercesores, así que pon en este momento ese milagro de enfermedad, mira como Dios resucitó inclusive a Lázaro que ya olía a podrido o devolvió la visión a Bartimeo, solo por contar algunas de sus grandes hazañas.

Otras súplicas complicadas no son nada para el creador, como por ejemplo cuando Eliseo le dio a la viuda harina para salir de sus deudas o Elías le dijo a la mujer que lo acogió en su casa que podría hacer mucho más que un pan, son sólo pequeños ejemplos de lo grande que es Dios y San Francisco de Asís es un gran aliado para interceder en el trono de él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies