Oración para una madre enferma

La madre es el regalo más valioso que Dios puede darle a un ser humano. Tan hermoso  es  tener una mamita en casa, que hasta el mismo Dios sin necesitarla quiso conseguir una, por ello esperar que nuestras madres estén bien es algo más que fundamental y ver a esa mujer que tanto amamos en el lecho de una cama padeciendo enfermedades es algo muy triste.

Dios no es indolente ante el dolor humano y él nunca se quedó sin sanar a quien se lo pidiera, claro ejemplo es Bartimeo quien le suplicó para que su vista fuera recobrada y Bartimeo vió, la suegra de Pedro fue sanada de inmediato, y así con todos lo que padecían a través de la Historia.

Por ello si quieres que tu madre se sane, suplícale al Señor y este no dejará que tú ser tan amado sufrir, ya que el mismo en sus mandamiento coloca honrar a Padre y Madre como uno de los más elementales.

Muchos profetas son conocidos por sus prodigios, como por ejemplo Elías y Eliseo, un par de hombres milagrosos que hicieron prodigios en la Tierra. Si tú tienes la confianza que este par de hombres que vivieron casi mil años antes que naciera Jesús tenían, te aseguro que ningún problema pasaría desde la mañana hasta la noche.

No piensen más, Cristo Jesús es la solución y si tu madre está enferma, aun con un diagnóstico verdaderamente terrible, no te preocupes, pues ella se sanara en el nombre de Jesús de Nazaret y la gloria de este.

No importa el diagnóstico médico que te  den, no importa lo mal que veas a tu madre. Dios mismo levantó entre los muertos a Lázaro y si eso hizo con aquel hombre, que maravillas ahora con un siervo como tú y tu madre.

Oración para una madre muy enferma

Querido Señor, te agradezco por todas tus bendiciones,
especialmente por darnos una madre maravillosa y amorosa.
Sabemos que todo lo que tenemos es prestado,
pero me gustaría pedirle a su Sagrado Corazón que sane a mi madre.
Ella ha pasado por muchas dificultades,
pero su fe en ti se mantuvo fuerte.
Creemos que puedes hacer cualquier cosa,
que puedes curar a mi madre.
Ten piedad de nosotros, Señor.
Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies